Miércoles 12 de Abril de 2000 

Informe de Prensa de la APDH La Plata - Juicio por la Verdad

 

 

Monseñor Plaza le dijo que su hermano estaba muerto


Por Francisco Martínez y Ximena Martínez (Secretaría de Prensa)

 

LA PLATA.- El hermano del desaparecido Raúl Urcola afirmó hoy ante la Cámara Federal de La Plata que el arzobispo de esta ciudad durante la dictadura, Monseñor Antonio Plaza, le dijo que su hermano había fallecido, cuando le fue a preguntar por su destino. 

"Quedáte tranquilo, que está muerto", le expresó Plaza a Juan Carlos Urcola en su despacho del Arzobispado. El testigo agregó que el prelado le comentó que ya habían pasado muchos días para que pudiera encontrar a su hermano. Raúl Urcola desapareció el 25 de noviembre de 1976 y Juan Carlos fue a ver a Plaza apenas dos semanas después. 

Durante su testimonio, Juan Carlos Urcola manifestó también sobre Plaza que "después salió en los diarios que bendecía a los que mataban". Monseñor Plaza era comisario de la Policía provincial durante la dictadura, y está señalado como "cómplice" de los crímenes cometidos por el régimen de facto. 

Raúl Urcola fue secuestrado cuando volvía de su trabajo en Propulsora Siderúrgica a su casa de Ensenada. Junto con él, fueron detenidos ilegalmente dos jóvenes que posteriormente recuperaron su libertad. 

Por otro lado, declaró también ante los jueces Osvaldo Veneciano, por la desaparición de su hermano Víctor Vicente. En la madrugada del 22 de diciembre de 1977, Víctor fue secuestrado de su domicilio de Quilmes, por personal uniformado del Ejército Argentino, según el relato que le hizo a Osvaldo su madre. 

Veneciano contó que entre las gestiones realizadas para dar con el paradero de su hermano, la familia concurrió al Vicariato Castrense de la Armada, en donde monseñor Emilio Grasselli recibía a familiares de desaparecidos. El testigo no pudo confirmar si se reunió con Grasselli en persona, pero aseveró: "Nos atendieron como en todos lados, con promesas". 

También concurrieron a la sede del Primer Cuerpo del Ejército, en el barrio de Palermo (Capital Federal) y al Regimiento de La Tablada, sin obtener respuestas. Osvaldo Veneciano también agregó que recibió llamadas telefónicas de gente que le pedía dinero a cambio de información sobre el destino de su hermano. 

Además, por la causa en la que se investiga la desaparición de Alberto Persoglia declaró Ricardo Bonseiro, un comerciante del lugar donde ocurrió el secuestro. Bonseiro no aportó datos de interés para la causa. 




Policias 

Alberto Miguel Nitti fue llamado a declarar por la causa que atañe a la comisaría 5° de La Plata, en donde funcionó un centro clandestino de detención. 

Según su testimonio, no estuvo prestando servicios en esa seccional policial durante la última dictadura militar. Por aquellos años se encontraba ejerciendo en la Jefatura de Policía, dentro de la Dirección General de Seguridad en la oficina de Expedientes, donde se desempeñaba como empleado. 

Nitti también dijo que en 1976 trabajó en la comisaría 2° y en la seccional 7° de Melchor Romero (La Plata). 

En lo que respecta a los testigos Adelmo Ricci y Eduardo Villalba, ambos policías y citados a declarar por haber prestado servicios entre 1976 y 1977 en la comisaría 5°, no se presentaron ante la Cámara Federal de La Plata.
 

  

 

Ir a la Página Inicial del Juicio por la Verdad