La diplomacia paralela

Memoria Debida

 

 

John F. Kennedy asumió la presidencia de los Estados Unidos en 1961. Sus consejeros opinaron que el peligro, dentro de los países del Tercer Mundo, lo constituía la combinación del nacionalismo radical, el socialismo y el marxismo. Apoyaban su teoría en el fracaso de Vietnam y el triunfo de la revolución en Cuba.

La capacidad disuasiva del poder nuclear no servía para impedir movimientos sociales o insurreccionales que afectaran intereses norteamericanos. La respuesta llegó con la teoría de la "seguridad y desarrollo" contenida dentro de la "Alianza para el Progreso".

En lo militar los Estados Unidos dedicaron dinero y esfuerzos educacionales para cumplir lo que en 1962 el Secretario de Defensa Roberto S. Mc Namara sintetizara así:

"Probablemente el mayor rendimiento de nuestras inversiones de ayuda militar proviene del adiestramiento de oficiales seleccionados y especialistas clave en nuestras escuelas militares y sus centros de adiestramiento en Estados Unidos y ultramar. (...) Son los líderes del futuro, los hombres que dispondrán de pericia y la impartirán a sus fuerzas armadas. No es necesario que me detenga a explicar el valor que tiene el disponer en cargos de dirección de hombres con un conocimiento de primera mano de cómo los norteamericanos actúan y piensan. Para nosotros no tiene precio hacernos amigos de esos hombres. (...) Tenemos un largo camino que recorrer para crear e instrumentar las contramedidas efectivas a la guerra revolucionaria."

El "adiestramiento" de militares latinoamericanos por parte de los Estados Unidos se llevó a cabo en los siguientes lugares:

- Escuela de Guerra de Fort Bragg, Carolina del Norte.
- Escuela de Asuntos Civiles y Gobierno Militar, Fort Gordon, Georgia.
- Academia Interamericana de las Fuerzas Aéreas, Base Albrock
- Escuela Naval de Instrucción y Técnica, Base Rodman
- Otras 140 instalaciones militares en territorio norteamericano
- USARSA (United States Army School of the Americas) Zona del Canal

Entre 1960 y 1975 fueron adiestrado en el territorio de los EE.UU. y en la USARSA, Fort Gulick, 3676 militares argentinos y 40.000 de otros países latinoamericanos.

En cuanto a la USARSA las cantidades y países fueron:

 

Nicaragua 4.693
Panamá 3.665
Bolivia 3.573
Colombia 3.435
Perú 3.307
Venezuela 3.071
Ecuador 2.704
Honduras 2.432
Chile 2.130
Guatemala 1.371
El Salvador 1.339
R. Dominicana 1.294
Paraguay 1.038
Uruguay    920
Argentina    613
Brasil    349
México    316
Cuba (hasta 1959)    291
Haití      50

 

Los datos de la lista precedente se extrajeron del libro "La guerra encubierta contra Contadora", de Stella Calloni y Rafael Cribari.

La "doctrina continental de seguridad" impulsada por los EE.UU. tuvo otra vía de expansión que llegó de manera aparentemente casual en 1960. Pero veamos los antecedentes:

• La actual OEA (Organización de Estados Americanos) nació en 1889 bajo el nombre de Unión Panamericana y por iniciativa de los EE.UU.

• Durante la segunda guerra mundial, en 1942 y después del ataque japonés a Pearl Harbour, que decidió el ingreso norteamericano al conflicto, se realizó la III Conferencia de Cancilleres Americanos en Río de Janeiro. Entre otras resoluciones se decidió convocar a expertos militares para preparar la defensa del continente ante un ataque naval japonés. Esta decisión constituyó el origen de lo que sería la Junta Interamericana de Defensa.

• En 1947, en Río de Janeiro, se firmó el TIAR (Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca); ya en 1945, terminada la guerra, se había formado la OEA.

• En 1948 se realizó la IX Conferencia Interamericana en Bogotá y allí se acordó que los artículos 44 y 45 de la Carta de Organización de la OEA crearan el Comité Consultivo de Defensa. Pero hasta tanto ese organismo comenzara a funcionar sus tareas serían llevadas a cabo por la Junta Interamericana de Defensa y su apéndice, el Colegio Interamericano de Defensa.

Hasta aquí, para bien o para mal, se había logrado un cierto marco legal internacional aún cuando el "panamericanismo" pretendido jamás funcionaría ante intervenciones militares norteamericanas en nuestro continente.

• En 1960 el comandante del ejército norteamericano en el Caribe (con responsabilidad desde el Río Bravo hasta el Cabo de Hornos) invitó a sus colegas latinoamericanos a "estrechar lazos de amistad entre los dirigentes de los ejércitos del hemisferio occidental". El mayor general T.F.Bogart adelantó en su invitación que pondría al tanto a los comandantes acerca de qué elementos de ayuda militar podía poner EE.UU. a disposición y cómo debían emplearse.

La reunión se institucionalizó anualmente y poco después las armadas y las fuerzas aéreas tuvieron sus propias "conferencias de comandantes".

Mientras comenzaba a funcionar el mecanismo de las Conferencias de Comandantes de Ejércitos Americanos se puso en ejecución el Programa de Ayuda Militar norteamericano mediante la Ley de Asistencia al Exterior. El material "bélico" donado, en préstamo con obligación de devolución y permiso de inspección, o en venta sólo incluyó material liviano y medios de comunicación aptos sólo para la represión interna y lucha contrainsurgente. La explicación:

"Hemos reorientado por completo nuestra política militar hacia América Latina. Nuestro propósito ha sido poner aquella política en línea con la naturaleza y alcance de la verdadera amenaza que tenemos al Sur. Ahora reconocemos formalmente la escasa posibilidad de un ataque convencional sobre un Estado americano desde fuera del hemisferio. En consecuencia no vemos exigencia alguna de que los países latinoamericanos sostengan grandes fuerzas convencionales, particularmente de las que requieren un equipo caro y complicado". (Robert Mc Namara, 1962).

• En 1962 se realizó la primera Conferencia de Comandantes de Ejércitos Americanos.

• En abril de 1965 fue invadida la República Dominicana por 35.000 marinos norteamericanos para aplastar una rebelión constitucionalista liderada por el coronel Francisco Caamaño que buscaba reponer en su puesto al presidente Juan Bosch. Este escritor había sido electo en las primeras elecciones democráticas del país y fue derrocado por un golpe militar trujillista a los siete meses de asumir.

La rebelión de Caamaño fue aplastada por los norteamericanos quienes, antes de retirarse, dejaron preparado el acceso al poder de Joaquín Balaguer. Este presidente abrió las puertas de los negocios de su país a la gran transnacional Gulf and Western la que pasó a controlar el azúcar, los bancos, hoteles, agro-industrias y ganadería. El coronel Caamaño murió en 1973 mientras dirigía un grupo guerrillero.

• En 1965 se desarrolló en West Point la Va. Conferencia de Comandantes de Ejércitos Americanos en la que participó el general Juan Carlos Onganía. Su presencia incluyó el concepto anticonstitucional de que "(...) Las fuerzas armadas tienen el derecho de intervenir contra los gobiernos que violaran las Cartas Magnas, incumplieran las leyes o no dieran solución a los problemas sociales". (Nótese la similitud de los conceptos de Onganía con los ya citados del general Toranzo Montero -supuestos adversarios- en la conferencia de prensa de 1962).

• En 1966 un golpe de Estado llevó a Onganía a la presidencia de facto de la Argentina. El derrocado presidente Illia había otorgado personería jurídica al proscripto partido peronista y una ley redactada por el doctor Arturo Oñativia lesionaba los intereses de los laboratorios multinacionales. Además, el doctor Illia impidió la participación de tropas argentinas en el extranjero.

• En 1968 se realizó en Río de Janeiro la VIII CEA. El representante argentino, general Alejandro Agustín Lanusse propuso instrumentar un mecanismo para vincular las CEA, el TIAR y la OEA, pero lo exagerado de su propuesta no logró aprobación.

• En 1970 la "Unidad Popular" ganó las elecciones en Chile. La estatización de la banca, la nacionalización del cobre y las reformas agrarias, todo ello anunciado en la campaña electoral, pusieron en marcha a la CIA y otros organismos norteamericanos para preparar el derrocamiento desde el mismo momento de la asunción de Salvador Allende.

• En mayo de 1973, después de 18 años de su desplazamiento y proscripción, el peronismo ganaba de manera aplastante las elecciones nacionales de la Argentina.

• En 1973 se llevó a cabo en Caracas la X CEA. El general argentino Jorge Raúl Carcagno propuso, entre otras ideas:

- Los ejércitos no deben participar en el ámbito de las relaciones exteriores. (Justa y legal posición que se daba de cabeza contra la "diplomacia paralela" y fuera de tratados internacionales que significaba la CEA)

- Considerar formas de agresión externa las de carácter económico y político, la negación del derecho de autodeterminación de los pueblos, las acciones de las multinacionales, la desigualdad en la distribución de la riqueza, y la desigualdad de oportunidades para los ciudadanos, etc. 

La propuesta de Carcagno fue derrotada por 10 votos contra 6 en una reunión presidida por el general nicaragüense Anastasio Somoza, ex alumno del Colegio Interamericano de Defensa.

• El 11 de septiembre de 1973 un golpe de Estado sangriento derrocó al presidente de Chile, Salvador Allende, quien se suicidó en su puesto antes de ser tomado prisionero por los militares rebeldes. Chile había sido por tres años una pesadilla para la CIA debido a que la "vía socialista" llegó por medio del voto y no de las armas

• La Junta Interamericana de Defensa y sus dependientes Colegio Interamericano, Conferencias de Comandantes de Ejércitos, Armadas y Fuerzas Aéreas más el adiestramiento de militares latinoamericanos bajo la dirección norteamericana aseguró a los Estados Unidos la protección de sus intereses exteriores en detrimento del desarrollo político libre y autónomo de los países del continente.
Aquello de "comunismo o democracia" de los sesenta se transformó en "libertad sólo para los socios", sin importar el precio en sangre y miseria de las naciones a las que pertenecían los militares instruidos "made in USA". Porque si de verdad se hubiese defendido la libertad a secas y no intereses económicos, las dictaduras latinoamericanas no habrían sido gobiernos porque se las debía haber desconocido.

• Las recomendaciones (u órdenes) de la Junta Interamericana de Defensa constituyeron la dirección estratégica del pensamiento militar latinoamericano, pese a la constante invocación de un indescifrable "SER NACIONAL". Fue desde ese organismo extranacional donde se fijó la identidad del enemigo común hasta llegar al propio compatriota ideológicamente diferente u opuesto y hasta indiferente.

• En síntesis muy corta, la planificación de la JID disponía:

a) el peso principal de la lucha armada contra el comunismo internacional lo llevarían EE.UU. y sus aliados de la OTAN.

b) El resto de las naciones debería, en América:

• Posponer todo enfrentamiento regional hasta tanto desapareciera el conflicto internacional.
• Controlar el orden social interno y combatir la infiltración marxista.
• Mantener libre el tráfico marítimo en los mares soberanos (Operativos UNITAS).
• Preparar contingentes de intervención para dar carácter multinacional a intervenciones necesarias en el continente.